Patronos poderosos: los santos nuestros amigos fieles y confiables

Patronos poderosos: los santos nuestros amigos fieles y confiables

Por: Thomas J. Craughwell

Extracto del artículo originalmente publicado en inglés: https://www.franciscanmedia.org/patron-saints-for-modern-challenges/


La idea de un santo patrón es tan antigua como la Iglesia y, como es el caso con tantos aspectos del catolicismo, nos viene de los romanos. En la antigua Roma, un patrón era un hombre o una mujer de riqueza, estatus e influencia. Del mismo modo que un maestro pasa más tiempo con un estudiante prometedor o un mentor corporativo guía a los futuros ejecutivos subalternos, un patrón servía como benefactor y abogaba por un puñado afortunado de clientes merecedores.

Si un cliente estaba enfermo, el patrón le encontraba un buen médico. Si un cliente tenía un encuentro con la ley, el patrón resolvía las cosas con las autoridades. Si un cliente se endeudaba, el patrón pagaba sus cuentas. Un ejemplo de la vida de uno de nuestros más grandes santos ilustrará la antigua relación romana patrón-cliente.

En 370, Agustín, de 16 años, estaba desesperado. Después de solo un año en la escuela, sus padres lo habían llamado a casa. Patricio y Mónica habían logrado reunir suficiente dinero para el primer año de estudios de su hijo, pero ahora era evidente que el costo de mantenerlo en la academia de Madaura estaba más allá de sus posibilidades.

En busca de ayuda, Patricio recurrió a su patrón, Romaniano, el hombre más rico e importante del distrito. Después de escuchar las necesidades de Patricio, Romaniano ofreció subsidiar toda la educación de Agustín, y no en algún lugar atrasado como Madaura, sino en la universidad de Cartago, la Harvard del África romana.

Este episodio de la vida de San Agustín es típico de las relaciones patrón-cliente que existieron en todo el mundo romano. También es el modelo terrenal de la relación que tenemos con los santos patronos. Trata de pensarlo de esta manera: somos los padres de Agustín y tenemos un problema; La persona influyente a la que recurrimos en busca de ayuda es el santo patrón.

Santos Patronos Foto daniele-d-andreti-i-unsplash
Santos Patronos Foto daniele-d-andreti-i-unsplash

Todos los católicos saben por experiencia personal cuán poderosas pueden ser las oraciones de los santos ante el trono de Dios, pero ¿cómo llega San Cristóbal a ser el patrón de los viajeros? ¿Y por qué se invoca a Santa Lucía la santa cuando alguien tiene una enfermedad ocular?

Aquí hay algo llamado principio de afinidad en el trabajo. Miramos a un santo y vemos algo en la vida del santo que nos recuerda nuestra propia situación. Los médicos veneran a los Santos Cosme y Damián porque eran médicos. Los viajeros invocan a San Cristóbal porque durante su vida llevó a los viajeros a salvo a través de un río peligroso. Santa Lucía es la santa patrona de las enfermedades oculares porque en el curso de su martirio sus verdugos arrancaron sus propios ojos.

Algunas veces este principio de afinidad opera en reversa. Piensa en San Sebastián, el apuesto mártir que siempre es representado atrapado y atravesado con flechas. San Sebastián es el santo patrón de los arqueros, no porque él mismo fuera un arquero sino porque era el objetivo de los arqueros. Otro buen ejemplo es Santa Lydwina: sufrió una grave caída en el hielo que la dejó inválida de por vida, por lo que Lydwina es la santa patrona de los patinadores sobre hielo.

Los Santos: nuestros «buenos vecinos»

Foto: dane-deaner-cLeFB41CsfU-unsplash
Foto: dane-deaner-cLeFB41CsfU-unsplash

Los católicos estamos intensamente apegados a nuestros santos. Consideramos a estos intercesores celestiales no sólo como fuentes de inspiración, sino también como nuestros «buenos vecinos», como los describió la mística inglesa Juliana de Norwich.

Los santos son amigos fieles y confiables que vienen en nuestra ayuda en tiempos de problemas. Aunque los tiempos cambian, nuestra necesidad de la ayuda de los santos permanece constante. Y así, en cada época, los católicos han asignado nuevas áreas de patrocinio a los santos que han sido favoritos desde hace mucho tiempo.

Fuente: https://www.franciscanmedia.org/patron-saints-for-modern-challenges/

Deja un comentario

Menú de cierre