informacion@tododedios.com
El Rosario no es opcional

El Rosario no es opcional

Compartelo...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Por el Padre Patrick Pérez

Esta es una transcripción editada de una alocución del Padre Pérez sobre el Santo Rosario en la Conferencia «Última oportunidad para la paz mundial»,  organizada por el Fatima Center en Tuy, España en octubre de 2006.

En las verdaderas apariciones, Nuestra Señora, o quienquiera que sea enviado por el Cielo, no desperdicia las palabras y no las usa ligeramente. En Fátima, en las apariciones más relevantes y urgentes de nuestro tiempo,
Nuestra Señora se presentó a los tres pastorcitos y dijo: “Yo soy la Señora del Rosario”. No fue por casualidad que eligió estas palabras. ¿Por qué elegir este título ahora? De las ciento y diecisiete invocaciones que Nuestra Señora ha tenido durante la historia de la Iglesia ¿por qué se presentó ahora, en nuestros tiempos modernos, como la Señora del Rosario?

Simplemente porque cada uno de nosotros, nuestras familias, nuestras ciudades, nuestros estados, nuestros países, nuestra Iglesia y, efectivamente, todo el mundo necesita hoy el Rosario más que en cualquier otro tiempo de la historia.

El Rosario no es sólo una devoción que podemos aceptar o no aceptar. Sabemos de esto por las propias palabras de la Madre de Dios. Como escribió Sor Lucía, “debemos rezar el Rosario todos los días”.

Nuestra Señora repitió esto en todas las apariciones. En todas las apariciones de Nuestra Señora de Fátima en 1917, Ella dijo muchas cosas. Pero, sobre todo, Ella dijo:
“Rezad el Rosario todos los días”.

Hay quien que no esté de acuerdo, pero, me parece a mí, que cuando la Madre de Dios nos aparece y nos instruye a hacer una cosa, debemos realmente hacerlo; sea eso, rezar el Rosario o consagrar a Rusia a Su Inmaculado Corazón.

Debemos rezar el Rosario todos los días

Cuando la Madre de Dios nos da una orden que viene del Trono de Dios en el Cielo, no estamos libres de rechazarla. Se hace esencial, a partir de este momento. Y Nuestra Señora indicó claramente que debemos rezar el Rosario todos los días. Esto es una orden. No es una cosa secundaria. No es una cosa que podemos aceptar o no aceptar.
Y también no se trata de una necesidad casual. No es un caso de “bien, podemos alcanzarlo, pero si rezamos el Rosario tendremos un poco más de gracia, y siempre es una ayuda más”. No. No tenemos una necesidad casual del Rosario de Nuestra Señora; tenemos una necesidad urgente y desesperada. Ella apareció para decirnos exactamente
eso. Y para dar a nosotros, Sus hijos, esperanza en estos últimos tiempos.
Esta invocación nos recuerda también que las Quince Promesas que Ella hizo a quien rezase el Rosario aún son válidas. Y para quien no las conoce, puedo decir cuáles son. (Uno de los folletos del Padre Gruner reproduce las Quince Promesas que Nuestra Señora hizo a quien reza el Rosario.) Y cuando las leen, comprenderán que necesitamos cada una de estas gracias, y no podemos pasar sin ellas.

Las 15 Promesas a los que rezan el Santísimo Rosario

1. Los que fielmente Me sirven mediante el rezo del Santo Rosario, recibirán insignes gracias.

2. Yo prometo Mi protección especial, y las más notables gracias a todos los que recitasen el Santo Rosario.

3. El Rosario será la defensa más poderosa contra las fuerzas del infierno. Se destruirá el vicio, se disminuirá el pecado y se vencerá a todas las herejías. (Viendo las cosas bien, si ésta fuese la única promesa, sería razón
suficiente para rezar el Rosario. Porque, ¿qué tenemos en el mundo de hoy? Dondequiera que estemos, nos vemos rodeados de vicios, pecados y herejías.)

4. Por el rezo del Santo Rosario, florecerán las virtudes y también las buenas obras. Las almas obtendrán la misericordia de Dios en abundancia. Se apartarán los corazones del amor al mundo y sus vanidades y serán elevados a desear los bienes eternos. Ojalá que las almas hiciesen el propósito de santificarse por este medio.

5. El alma que se recomienda a Mí por el rezo del Santo Rosario, no perecerá jamás.

6. El que recitase el Rosario devotamente, aplicándose a meditar los Sagrados Misterios, no será vencido por la mala fortuna. En Su justo juicio, Dios no lo castigará. No sufrirá la muerte improvisa. Y si es justo, permanecerá en la gracia de Dios, y será digno de alcanzar la vida eterna.

7. El que conserva una verdadera devoción al Rosario, no morirá sin los Sacramentos de la Iglesia.

8. Los que fielmente rezan el Santo Rosario, tendrán en la vida y en la muerte, la Luz de Dios y la plenitud de Su gracia. En la hora de la muerte, participarán de los méritos de los santos en el Paraíso.

9. Yo libraré del Purgatorio a los que han acostumbrado el rezo del Santo Rosario.

10. Los que permanecen fieles hijos del santo Rosario, merecerán un grado elevado de gloria en el Cielo.

11. Se obtendrá todo lo que se Me pidiere mediante la recitación del Santo Rosario.

12. Todos los que propagan el Santo Rosario recibirán Mi auxilio en sus necesidades.

13. Para los devotos del Santo Rosario, he obtenido de Mi Divino Hijo, la intercesión de toda la Corte Celestial durante la vida y en la hora de la muerte.

14. Todos los que rezan el Santo Rosario son hijos Míos, y hermanos de mi único Hijo, Jesucristo.

15. La devoción al Santo Rosario es gran señal de la predestinación.

Mis amigos, estas promesas aún son validas. Nuestra Señora no hace promesas con un período de validez. Estas promesas no sólo aún son válidas, sino son más válidas que nunca. ¿Y cómo puedo decir más que nunca? A causa de una cosa que Sor Lucía nos transmitió.

El Rosario es hoy aún más poderoso

Ya conocemos el poder del Rosario a través de la historia – Lepanto y Austria – y los muchos milagros a través de la historia de la Iglesia. Y ahora, en nuestro tiempo, ¿qué ha sucedido? Una vez más, Sor Lucía dijo: “La Santísima Virgen, en estos últimos tiempos” – es interesante notar que Sor Lucía se refirió a la época en que vivimos como ‘estos últimos tiempos’ –

“La Santísima Virgen, en estos últimos tiempos en que estamos viviendo, ha dado una nueva eficacia al rezo del Santo Rosario…”

Una nueva eficacia, más poder. Si el Santo Rosario era pólvora en el pasado, hoy es un arma nuclear. Es esto que Ella está diciendo – nueva eficacia. Ella dio esta eficacia

“De tal manera que ahora no hay problema, por más difícil que sea, sea temporal o sobre todo espiritual, que se refiera a la vida personal de cada uno de nosotros; o a la vida de nuestras familias sean familias del mundo o Comunidades Religiosas; o la vida de los pueblos y naciones; no hay problema, repito, por más difícil que sea, que no podamos resolver ahora con el rezo del Santo Rosario.”

Mis queridos amigos, quien sea realista sabe muy bien que la salvación de nuestras almas no es fácil. Soy de los Estados Unidos, que fueron claramente fundados como país protestante, y, por lo tanto, estamos rodeados de principios protestantes. Tienen el falso principio de que más o menos toda la gente va al Cielo. No necesitan hacer nada en especial, con excepción de un vago acto de fe en cualquier momento de su vida. Pero nosotros, que sabemos, estamos conscientes que la salvación es difícil. El camino es estrecho.

Estamos con más necesidad. Ya en 1917, los pastorcitos vieron una visión del infierno, y las almas estaban cayendo en el infierno como copos de nieve en una tormenta. Fíjense, en 1917 las cosas aún no eran muy malas. ¿Pero hasta qué punto hemos llegado desde 1917? Si en aquel entonces había una tormenta de almas cayendo en el infierno, ¿cómo es ahora? Mucho peor, estoy cierto. ¿Cómo puede decir alguien que quiere salvar su alma y al mismo tiempo rechaza el rezo fiel del Rosario? Esto no hace sentido. Yo diría hasta que quien no reza el Rosario y dice que quiere ir al Cielo está contradiciéndose, especialmente después que Nuestra Señora nos hubiera dicho que debemos rezar el Rosario.

Hay esperanza para nosotros, y esa esperanza es el Inmaculado Corazón de Nuestra Señora. Y la llave a Su Corazón es el Santo Rosario. El Mensaje del Rosario es un mensaje de esperanza. Nuestra Señora no mostró a los pastorcitos la visión del infierno para desanimarlos. Fue antes para animarlos en el camino de la verdad y de la
virtud. Para confirmarlos en el camino de la rectitud.

Nosotros, sacerdotes, debemos rezar el Rosario

Quiero concluir con un pasaje de los escritos de San Luís María de Monforte,
que se encuentra en su gran libro «El Secreto del Rosario». Debe tener un poder enorme para animar a todos nosotros. Dijo él:

“Si rezas fielmente el Rosario hasta la muerte, te aseguro que, a pesar de la seriedad de tus pecados, recibirás una corona de gloria que nunca disminuirá. Porque aun si estés ya al borde de la condenación, aun si ya tengas un pie en el infierno…”

Y, mis queridos hermanos en el sacerdocio y Obispos, esto se aplica a nosotros en particular, porque más se espera de aquellos a quien más se dio. Comprendo que, cada día, mi pie puede estar aun en el precipicio, tal vez, al borde, a causa de la gran responsabilidad que viene con mi sacerdocio. Por lo tanto, esto se
aplica a nosotros, más que a otros.
Recordémonos que San Juan Crisóstomo dijo: “el camino al infierno está calcetado con las calaveras de Obispos”, y hay una razón para esto, porque los sacerdotes y los Obispos tienen una gran responsabilidad. San Luís de Monforte
continuó:

“Aun si estés ya al borde de la condenación, aun si tengas ya un pie en el infierno, aun si hayas vendido tu alma al demonio, más tarde o más temprano te convertirás. El Cielo enmendará a tu vida y salvará tu alma, si rezas devotamente el Rosario todos los días de tu vida”.

San Luís María de Monforte

Mis queridos amigos comprometámonos a rezar el Rosario. No importa cómo ha sido el día. Y hay días en que no conseguimos rezar los Quince Misterios – hay simplemente días así. Pero nunca dejemos pasar un día en que no consigamos encontrar unos minutos para obtener las gracias de Nuestra Señora y de Nuestro Señor, rezando al menos los Cinco Misterios del Rosario. Al oír esto, espero que Ustedes consigan por lo menos una dedicación renovada al poder del Rosario y a su indispensabilidad como un medio para obtener la gracia en nuestros tiempos modernos.

En nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Fuente:

http://www.fatima.org/span/crusader/cr85/cr85pg07.pdf

 

Deja un comentario

Menú de cierre